Neobarroso presenta: Divarrosas Volumen 1

En esta oportunidad tengo a bien presentar mi homenaje a la interpretación femenina, lo llamado vocal female fronted. Y es a ritmos muy variados que quiero hacer ver cómo de pronto la mujer hace la diferencia al cantar: y es verdad: yo admiro muchísimo a las cantantes: sus voces transportan y trasladan. Los ejemplos los pongo en este disco. Existen muchas mujeres que deberían participar aquí cantando, pero felizmente este es el volumen 1, ya vendrán los demás y completaremos la travesía.
La entrega uno es una canción conocida de Joaquín Sabina interpretada por Adriana Varela para un homenaje al primero. Se trata de “Con la frente marchita”. Este es un regalo proporcionado por un amigo: yo desconocía la versión y la oficial me colmaba menos que cuando canta Adriana. La letra es casi una aproximación a lo que viví hace algunos años… pues no hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedió…
La entrega dos viene a cargo de Cesárea Évora en un dúo con Pedro Guerra. Se trata de “Tiempo de silencio”. Conocí curiosamente a la Évora. Yo era seguidor de un programa radial que transmitía música algo métal gótica, algo dark y demás tendencias oscuras. Y una noche sonó esta negra ricotona y me dejó pasmado: fuera del contraste que generó en mí pasar de lo gótico al ritmo saleroso de Cesárea, me atrapó su voz, su manera de cantar tan clara y potente. Tiempo después tuve la suerte de oír este tema: y me acompañó muchas veces mientras trataba de comprender los problemas que me acostumbraba dar la ingeniería civil… ah tiempo hermoso de silencio, gritos y cantos…
La entrega tres viene a cargo de la gran Chabuca Granda y el clásico de mi país “Fina estampa” (en el título se menciona a Chavela Vargas, pero esto es porque el tema proviene de un compilatorio donde la Vargas también participa: esta es mi pequeña fe de erratas). Este tema sencillamente me encanta! Yo discrepo mucho con los críticos que insinúan que Chabuca no era buen intérprete: para mí no hay mejor versión de este tema que el de ella. Y es así: es un caminito alegre con luz de luna o de sol que he de recorrer cantando por si te puedo alcanzar…
La entrega cuatro se denomina “La noche de tu ausencia” y es cantada por Eva Ayllón. Este tema en particular me produce sentimientos encontrados, conflictos interiores. Al oír la voz de Eva y sentir la letra me comprometo con los recuerdos: veo el fondo de mis nostalgias donde aparecen mujeres y resplandece la ausencia. Genera atavismos duros. Es difícil desligarse de lo que he vivido cuando oigo cómo se describe una parte de lo que viví… y es que el recuerdo es un calvario y en la cruz de tu partida va muriéndose mi vida sin tu amor…
La entrega cinco es regalo de una mujer querida, María de Lourdes, que el 2002 me hizo oír por primera vez el tema “Coincidir” con una dedicada y delicada voz propia. Hoy lo expongo aquí en voz de Guadalupe Pineda y pienso en Lula. Por ese entonces, cuando ella y yo vivíamos cosas extrañas juntos, me dijo que toda la canción era mía. Y cantó, cantó tanto que no puedo olvidar cómo me hizo sentir que alguien se entretenga dando por dar, sin esperar recompensas posteriores. Le agradezco el tema, le agradezco la voz… y sí, pudo ser nuestro tema… tantos siglos, tantos mundos, tanto espacio… y coincidir…
La entrega seis proviene de la honda vena latina de libertad. La cantan las hermanas Isabel y Tita Parra. “Nuestra respuesta es la vida” ha sido extraída del disco “Todas las voces, todas” y es para mí un himno de fortaleza, de lo que somos, de lo que podemos ser: es una bandera ondeando de luz y verdad elevada con voces bellísimas. El tema expresa todo lo que pretendo hacer ver y más. En verdad, al oír a las Parra me siento orgulloso de ser humano y decirle sí a la vida… ni siquiera las guerras eternas a través de los siglos y siglos han conseguido reducir la ventaja tenaz de la vida sobre la muerte…
La entrega siete es un cover de Silvio Rodríguez interpretado por Katia Cardenal. Se trata de “Días y flores”. Decidí poner este tema porque considero superior esta versión a la original, muy a pesar de lo que los abnegados seguidores del Silvio digan. Y es que las inflexiones femeninas le dan un tono tan dulce y lleno de ternura que a mí sí me llega a la raíz… con muchas flores, mucho color…
La entrega ocho viene a cargo de una belleza de mujer: Marta Topferova. Ella canta “Grano de arena”. El tema es simplemente genial: pocas veces pude sentir tanto placer con el sonar del arpa  y una voz femenina potente y especial. Cuando conocí el disco y a la artista –por casualidad, como siempre- me sentí halagado de que la vida me diera tan buen regalo. Por eso ella está incluida en este compilado. Dador que da soy. Y es que las palabras que me has dicho nunca olvidaré…
La entrega nueve viene a cargo de la gran Mercedes Sosa en participación con el genial Piero. Ellos dos se unen para cantar “Soy pan, soy más”. También extraído del “Todas las voces, todas”, este tema me remonta a las épocas universitarias, a las siestas en el pasto y los exámenes difíciles y las deudas económicas, también un poco al amor y su explicación… bendita canción, hay que sacarlo todo afuera como la primavera… nadie quiere que adentro algo se muera… para que adentro nazcan cosas nuevas…
La entrega diez es otro obsequio de las épocas universitarias: Silvina Garre y su “Los locos y los niños”. Oí el tema en el intermedio de mis elucubraciones universitarias: cuando tenía una crisis emocional sobre qué hacer con mi vida en plena medianoche de la existencia. Fue tan raro escuchar lo que Silvina decía, me sentí un pibe guiado por su voz, un loco de alas rotas, creí el empuje de la luna, pensé en crecer también. La letra me iluminaba y me cegaba. La dediqué a mi loco aquel de dentro del alma… nadie quiere un cielo, pibe, tan alto en la nada, me decía siempre a mí mismo…
La entrega once me retorna literalmente a los espacios de la infancia y la mescolanza del conocimiento de la mujer y los primeros dolores de amor. Susana Baca interpreta magistralmente “Horas de amor”. Yo me enamoré por primera vez cuando tenía 11 años, de una mujer mayor -evidentemente. Y mi pobre e insípido flirt lo realicé en jardines conventuales –literalmente! Para ese entonces yo participaba de un coro y la parroquia fue casi una casa. Pero esa es otra historia. Mas yo no olvido ese rico pasado que me hizo sentir tanto y tanto… para decirle al mundo que la amé con toda el alma, que fue puro nuestro idilio, la adoré con loca ensoñación…
La entrega doce llega con  Yma Sumac y su polémico “Gopher”. Este mambo tan rico da el toque brillante al compilado: no podía faltar la voz de cinco octavas que enorgullece a mi país. Este tema puedo escucharlo con los ojos cerrados y sentir cómo mis pies por sí solos buscan un camino hacia el ritmo. El minuto 1’59’’ es para mí la cúspide de la interpretación: es la explosión perfecta de la energía pura que lleva la voz de esta cajamarquina descendiente de Atahuallpa. Ea pues, que en cierta parte del tiempo me siento de todas partes del tiempo y quiero una mujer con una voz como la de Yma Sumac para cantarme!
El bonus track es un regalo de Mozambique, se trata de Mariza y su muy reconocido “Meu fado, meu”. La voz de esta mujer tiene para mí algo de sensualidad mezclada con ternura y fortaleza (tal vez por el idioma). Y claro está, es una mujer bella, larga e imponente, me recuerda –explosivamente para mi mal- a una muchacha que hace tanto se fue de mi lado…



DIVARROSAS

01. Adriana Varela - Con la frente marchita
02. Cesarea Évora (feat. Pedro Guerra) - Tiempo de silencio
03. Chabuca Granda - Fina estampa
04. Eva Ayllon - La noche de tu ausencia
05. Guadalupe Pineda – Coincidir
06. Isabel & Tita Parra - Nuestra respuesta es la vida
07. Katia Cardenal - Dias y flores
08. Marta Topferova - Grano De Arena
09. Mercedes Sosa (Feat. Piero) - Soy pan, soy más
10. Silvina Garre - Los locos y los niños
11. Susana Baca - Horas de amor
12. Yma Sumac – Gopher
Mariza - Meu Fado Meu (Bonus Track)

Juan Carlos

Phasellus facilisis convallis metus, ut imperdiet augue auctor nec. Duis at velit id augue lobortis porta. Sed varius, enim accumsan aliquam tincidunt, tortor urna vulputate quam, eget finibus urna est in augue.