Neobarroso presenta: Trovarrosos Vol. 3

Para satisfacción personal, prosigo tercamente en la exposición de la música que me gusta en el blog que dirijo. En estos tiempos difíciles no hay nada como cantar: y la trova es un buen motivo para no avergonzarse de tener mala voz pues lo que uno dice tiene tanto o más significado que la entonación que le demos al tema (claro, si somos exquisitos esto no se cumple), y son justo las canciones de los compilados “Trovarrosos” los que te hacen pronunciar palabras y discursos inteligentes.
La entrega 1 del presente compilado viene a cargo del cover del tema “Con la adarga al brazo” de Frank Delgado y realizado para el disco “Tu querida presencia” en homenaje a Ernesto Rafael Guevara  Lynch, llamado el che. La interpretación es sumamente emotiva y viene a cargo de Glenda Fernández. Considero el tema superior al original debido a la clara forma de la voz de Glenda, por ello está incluido en “Trovarrosos”.
La entrega 2 proviene de México. De Alejandro Filio. De tonos íntimos y ese notorio aire romántico, “Es así” es un tema sumamente halagador para una mujer. Donado a mi repertorio de canciones a interpretarle a una amante, la oí por el año 2002 y tuvo rápidamente una adepta que no precisa mención hoy, salvo bajo el signo de que fue amada. Hoy la presento con gusto recordando viejos tiempos y algo de cursilería propia de la edad.
La entrega 3 proviene de mis antiguos ajetreos en foros y galeones internáuticos de trova del año 2001. Está a cargo de Abel Velásquez y se denomina “Rosas de los vientos”. Recopilado gracias a los buenos amigos de esas épocas, hoy es un grato símbolo de la unidad a pesar de las largas distancias que impone el destino a las personas.
La entrega 4 se llama “Cupido” y es interpretada por Alejandro Santiago. Del año 2001 como la anterior, me fue dedica por cumplir años. Torpemente en esas fechas no entendí el mensaje. Oh, yo!
La entrega 5 es un clásico dentro de los temas de Frank Delgado. “Trova-tour” es un sarcasmo para su propio oficio: el trovador, gentil y bondadoso es repelido a donde vaya por sus palabras: el mensaje a punta de cañón que se recursea en el peor de los casos cuando todos le dan la espalda y el empedernido seductor que secuestra el amor en hoteles baratos.
La entrega 6 viene a cargo de Alfonso Maya. “Sube la marea” es un ensayo sobre el amor que se aparece cuando uno no lo necesita. Amar mientras se es amado es una manera interesante de vivir. Tormenta de la edad, al crecer la experiencia amatoria cambia de manera sorprendente, como una marea. Un poco de eso se explica en esta canción. Eso veo yo al menos.
La entrega 7 es una de las más inspiradoras de las canciones que puedo exponer de lo que conozco. Juan Carlos Baglietto es un argentino de timbre vocal agudo. Y en “La música me ayuda” supo combinar su voz con la expectativa musical que provoca la letra del tema. La música liberando el espíritu y la voz de Baglietto resonando en el estudio mientras escribo, coordino ideas, me explayo.
La entrega 8 es definitivamente el himno nostálgico de aquellos solitarios que esperan el retorno de un ser amado quizás en vano ya. No sé porqué andaré tan sentimental (¿?). La canción es interpretada por Ismael Serrano y se denomina “Qué andarás haciendo ahora”. Simplemente óiganla.
La entrega 9 tiene para mí un significado muy especial, es un símbolo de lo que vivo o viviré, no sé. “La vaca Mariposa” es conocida como “El becerrito” y es interpretada por Simón Díaz, el mismo de “Caballo viejo”. El tema narra el miedo y la tristeza de un ser creador ante el destino de lo que procrea: un nacido que tiene un porvenir ya marcado por la desgracia. Un poco ver dentro del sentimentalismo nos hará notar el paralelo con los humanos: el destino inacabablemente dirigido. Igual que el ternero, ir creciendo con la idea de un final controlado es algo doloroso o extraño que ni con nacimientos agraciados o regalos es permitido cambiar. El artista transcurre su vida conociendo desde ya el final certero de su desgracia: un repudio por su trabajo sin sentido, un placer en el menospreciarlo por parte de los que han seguido el camino corriente de los vencidos por la comodidad y el conformismo. Pero prosigue, inevitablemente prosigue. Y eso es lo hermoso, aún cuando yo como el becerrito tenemos claro que ese final existe y que alguien como Mariposa sufre viéndonos ir a ese vacío ya elegido, del que nadie nos puede ocultar… ella sabe la suerte de él…
La entrega 10 hace contraste con la canción anterior. Los Chalchaleros interpretan “Mama vieja” de una manera excepcional, urticante. Muchos de nosotros tenemos madre viva, latente a nuestro alrededor como sonrisa y consejo. Esta canción es un homenaje a ellas que son las mujeres más amadas por nosotros. Aún a pesar del tono tormentosamente triste la dedico sin vacilaciones a mi madre amada y a mi abuela a la que no pudimos cantársela (q.e.p.d.).
La entrega 11 se llama “Sin tu latido” y está cantada a dúo por Silvio Rodríguez y Luis Eduardo Aute. El tema como tantos otros del disco nos emplaza al amor y al querer quererlas. Relatando las peripecias del solitario añorante, este tema confía sus secretos a los que esperan.
La entrega 12 es lo que yo hubiera querido vivir durante mi infancia: el amor criado desde chico. Mi padre me hizo conocer a Tito Fernández “El Temucano” desde hace mucho, y este tema aún a pesar de sus 10 minutos de duración es uno de mis preferidos. He pensado mucho en la forma nada cambiante del amor, a pesar de los años: siempre se canta a la desesperanza, el tormento y la victoria de los amantes. Y “La madre del cordero” conjuga todos los significados posibles en una glosa a voz recitada. Recomiendo mucho oír este tema.
El primer bonus track está interpretado por Joan Manuel Serrat en su natal catalán. “Ara que tinc” dice (para deleite de todos):

Ahora que tengo veinte años,
ahora que aún tengo fuerzas,
que no tengo el alma muerta,
y me siento hervir la sangre.

Ahora que me siento capaz
de cantar si otro canta.
Hoy que aún tengo voz
y aún puedo creer en dioses...

Quiero cantar a las piedras, a la tierra, al agua,
al trigo y al camino, que voy pisando.
A la noche, al cielo, a este mar tan nuestro,
y al viento que por la mañana viene a besarme el rostro.

Quiero alzar la voz por una tempestad,
por un rayo de sol,
o por el ruiseñor 
que ha de cantar al atardecer.

Ahora que tengo veinte años,
ahora que aún tengo fuerzas,
que no tengo el alma muerta,
y me siento hervir la sangre.

Ahora que tengo veinte años,
hoy que el corazón se me dispara,
por un instante de amar,
o al ver un niño llorar...

Quiero cantar al amor. Al primero. Al último.
Al que te hace padecer. Al que vives un día.
Quiero llorar con los que están solos,
y sin ningún amor van pasando por el mundo.

Quiero alzar la voz, para cantar a los hombres
que han nacido de pie,
que viven de pie,
y que de pie mueren.

Quiero y quiero y quiero cantar.
Hoy que aún tengo voz.
Quién sabe si podré mañana.

Pero hoy sólo tengo veinte años.
Hoy aún tengo fuerzas,
y no tengo el alma muerta,
y me siento hervir la sangre...


Finalmente, el segundo bonus track sale del tono del disco para adentrarnos en la inmensidad del tango y los bajos fondos. “Cambalache” es una interpretación de Julio Sosa magistral. No diré más al respecto del genial tema, salvo que en tantos años no ha cambiado nada el mundo, nada. Todo es un cambalache!

Neobarroso - Trovarrosos Vol. 3
1. Glenda Fernández - Con la adarga al brazo
2. Alejandro Filio - Es así
3. Abel Velázquez - Rosas De los Vientos
4. Alejandro Santiago – Cupido
5. Frank Delgado - Trova-Tur
6. Alfonso Maya - Sube la marea
7. Juan Carlos Baglietto - La música me ayuda
8. Ismael Serrano - Qué andarás haciendo ahora
9. Simón Díaz - La vaca mariposa
10. Los Chalchaleros - Mama vieja
11. Silvio Rodríguez & Luis Eduardo Aute - Sin tu latido
12. Tito Fernández - La madre del cordero
Joan Manuel Serrat - Ara que tinc (Bonus Track)
Julio Sosa - Cambalache (Bonus Track)

Juan Carlos

Phasellus facilisis convallis metus, ut imperdiet augue auctor nec. Duis at velit id augue lobortis porta. Sed varius, enim accumsan aliquam tincidunt, tortor urna vulputate quam, eget finibus urna est in augue.