SOUVENIRS - THE GATHERING


The Gathering ó los motivos para oír el viento mientras te meces en un columpio era mi idea de este post, al inicio. Recuerdo el año pasado claramente, recuerdo mis trabajos esporádicos en la casa oficina de un amigo, el duro esfuerzo de comprender mi situación de adulto joven, de joven adulto, el adaptarme nuevamente a la universidad, el dormir poco y asimilar las cosas como si me las tiraran. Era agosto, efectivamente tenía las ganas de un niño que intenta celebrar sus fiestas personales con piedritas y juegos mentales: yo celebraba con números y pagos atrasados. Me crecía la barba, me sentía viejo un día que tuve que esperar sentado hora y media en el parque. Hacía frio, era casi de noche y me puse a pensar en si todos esperan tanto, llegan temprano y para variar salen tarde.
Nunca dejo mis audífonos cuando estoy caminando, amo mi phone-list, amo oír música mientras camino por mercados, calles desiertas, esquinas oscuras o avenidas repletas de gente: es indiferente: me gusta esta soledad que da la paciente serenata, la constante caída de la música en la mente. Estaba en el parque, de no ser por los juegos infantiles hubiera huído, me hubiera enterrado vivo dentro de un restaurante, sentado y comido para no sentirme olvidado: el columpio me hizo sentir mejor. The Gathering estaba recientemente en mi lista del celular. Debido a un asunto trivial/tribal pude oír a Anneke van Giersbergen y me quedé maravillosamente prendado de su timbre de voz. La primera canción que oí fue un regalo de un conjunto de descargas al azar (cuando no) del poco estimado y siempre virulento Emule. Me senté a esperar mientras veía pasar una mujer hermosa y sonaba You learn about it, me comencé a mecer mientras esa mujer me miraba y sus ojos parecían ocuparse en entender cómo un hombre de mi edad se sienta a esperar a esas horas en un columpio y se mece mientras una mujer le ve, cantaba Anneke y yo quería estar cerca de ambas mujeres, quería conversar sobre el mecerse y esperar a nadie y encontrar a alguien especial, quería acompañar a ambas mujeres por la calle, por la noche, por el resto de sus días. El viento ondulaba el cabello de aquella chica, y yo conspiraba, estaba rodeando su contorno con la mirada. Y cantaba TG. Medité: "Anneke tiene un timbre vocal para mi gusto, excelso" (la holandesa mezzosoprano abandonó ya The Gathering para realizar el proyecto personal Agua de Annike, pasar tiempo con su familia y desestresarse). Imaginé que la muchacha de rápido paso en el parque podría ser una suerte de parangón de Anneke, quise creer que me cantaría, que dejaría sus proyectos por tenerme, todo pasó lentamente entonces, como visto bajo el agua.

El disco de TG que presento se llama Souvenirs, y yo tengo recuerdos muy gratos de él, efectivamente, es todo un souvenir musical. La música de TG es algo indefinible, se enraiza en el trip-rock pero sus facetas son amplias, admirables, perseguibles. Souvenirs es literalmente un giro al respecto de lo que inicialmente proponía TG, con letras intimistas, aires melancólicos y sonidos experimentales, es una muestra de algo bastante logrado. Yo lo recomiendo no solo por mis recuerdos personales, sino por el conjunto musical de TG y la belleza vocal y física de la Van Giersbergen. Cabe señalar que mi espera en el columpio no hizo más que marearme, sentirme frustrado por no hablarle a la hermosa muchacha que caminó por el parque, y regresar a casa solo. C'est la vie. Touché! (Y a descargar de nuevo, saludos a Nury que gusta de este disco, y por ella lo saqué del abismo!)


SOUVENIRS
THE GATHERING

01. These good people
02. Even the spirits are afraid 
03. Broken glass
04. You learn about it 
05. Souvenirs 
06. We just stopped breathing 
07. Monsters 
08. Golden Grounds 
09. Jelena 
10. A Life All Mine

Juan Carlos

Phasellus facilisis convallis metus, ut imperdiet augue auctor nec. Duis at velit id augue lobortis porta. Sed varius, enim accumsan aliquam tincidunt, tortor urna vulputate quam, eget finibus urna est in augue.